Marc Trayter i Vilagran, Abogado por vocación desde 2003 Girona 619 475 337 marc@advocatgirona.cat
La Pensió D'aliments I La Custòdia Compartida
Fotografia Pictures of money via Flickr (CC BY 2.0)

La pensión de alimentos y la custodia compartida.

Existe la creencia de que en el sistema de custodia compartida no existe la obligación de abonar una pensión de alimentos a la ex-pareja. Aunque habitualmente esto sea así, la realidad es que no existe ningún fundamento legal que sustente esta creencia sinó que judicialmente y en determinados supuestos puede acordar-se igualmente el pago de una pensión de alimentos, por más que también se acuerde un sistema de custodia compartida. .

De acuerdo con el art. 233-10 del Código Civil de Cataluña, la forma de ejercer la guarda no altera la obligación de contribuir al sustento de los hijos y de acuerdo con el art. 237-9 la pensión de alimentos hay que fijarla atendiendo al binomio necesidad-posibilidad, es decir, a las necesidades de quien debe recibir los alimentos y los medios económicos de quien debe de abonarlos. Así pues, teniendo en cuenta que la obligación de mantener a los hijos existe cualquiera que sea el régimen de guarda y sabiendo que uno de los factores para fijar la pensión de alimentos es la capacidad económica de los padres, si existe un desequilibrio claro en los medios de vida de ambos podrá fijarse una pensión de alimentos aunque se establezca la custodia compartida. Además, existe una corriente doctrinal que razona que si existe un desnivel económico importante entre los padres, los hijos no tienen porque sufrirlo con privaciones cuando conviven con el progenitor más desfavorecido económicamente, ni tampoco se considera adecuado que las preferencias de los menores puedan verse influidas por mantener un nivel de vida mas alto cuando conviven con uno de los progenitores. 

Sin embargo, en un sistema de custodia compartida uno de los padres puede contribuir más en los gastos de los hijos sin necesidad de satisfacer una pensión de alimentos. Estamos pensando en casos donde los gastos de los hijos se cargan en una cuenta en común, en este caso los ingresos que se efectúen en esta cuenta pueden ser proporcionales a la capacidad económica de los padres (por ejemplo 60% – 40%). En otros casos, uno de los progenitores puede asumir el pago directo de algunos gastos como por ejemplo mutuas médicas, escuelas privadas o actividades extraescolares. También hay que tener presente que la atribución del domicilio familiar a uno de los progenitores cuando este domicilio es propiedad de ambos, debe considerarse como una contribución al sustento de los hijos por parte del progenitor que a pesar de ser propietario de una vivienda no puede disfrutar de ella ni sacarle un rendimiento económico.

La contribución económica de los padres en un sistema de custodia compartida hay que abordarla con flexibilidad, adaptándola al caso en concreto, teniendo en cuenta que esta será igual si el tiempo de estancia de los hijos con cada padre y la capacidad económica de los progenitores también es igual. En caso contrario, hay que buscar la solución que mejor se adapte en cada caso.

Autor del artículo Marc Trayter Vilagran, abogado.

Blog Abogado Girona

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies