Saltear al contenido principal
Marc Trayter i Vilagran, Abogado por vocación desde 2003 Girona 619 475 337 marc@advocatgirona.cat
Dret De Correció
Foto de Orleando Contreras via Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

¿Es delito dar una bofetada a un hijo?

La sociedad actual cada vez es menos comprensiva con los castigos físicos o corporales en la crianza de los hijos. Castigos que en el pasado eran admisibles, actualmente generan rechazo. Tal rechazo conlleva que cada vez sea más difusa la línea que separa una simple bofetada, de un delito de maltrato o de un delito leve de lesiones. Para distinguir un caso de otro, hay que valorar la proporcionalidad del castigo y si éste persigue una finalidad correctora o educativa amparada por el deber de los padres de ejercer la guarda del menor, partiendo de la premisa de que actualmente es pacífico que el uso de la violencia nunca puede tener fines educativos.

Llegados a este punto, es interesante hacer eco de la Sentencia del Tribunal Supremo de 8 de Noviembre de 2015 que condena a un padrastro quien, a pesar de mantener una relación afectiva similar a la de un padre y participar de forma activa en la educación de la menor de 13 años, después de enfadarse con ella por haber estado esta fuera de casa 3 días sin permiso, le dió una bofetada. Inicialmente la Audiencia Provincial de Barcelona absolvió al padrastro por estos hechos y por otros que eran objeto de enjuiciamiento. Pero finalmente el Tribunal Supremo mantiene la absolución por las otras acusaciones pero condena por los hechos que hemos descrito anteriormente. Argumenta el Tribunal que aunque la bofetada no causara ninguna lesión, ésta no se encontraba amparada por el ejercicio de la patria potestad ni por el derecho de corrección, por más que existiera una relación afectiva similar a la paternofilial. El Tribunal considera la bofetada un acto de violencia física, condenando por un delito de maltrato doméstico por tratarse de un patrón de conducta de dominación violenta que afecta a la integridad y dignidad de la menor, y que excede de lo que actualmente se considera socialmente adecuado.

Volver arriba