Marc Trayter i Vilagran, Abogado por vocación desde 2003 Girona 619 475 337 marc@advocatgirona.cat

Conocer el cliente y el caso.

Tras un primer contacto que puede ser por correo electrónico o telefónico, se realiza una primera entrevista para analizar conjuntamente el caso, estudiarlo y analizar los pasos a emprender.

Presentación de una hoja de encargo.

Una vez analizado el asunto y su viabilidad, en un documento llamado hoja de encargo se sintetizan los trabajos a efectuar por el abogado y su coste. De esta manera siempre se tiene conocimiento previo de los costes que se pueden generar. Se intenta que los honorarios estén proporcionados al resultado económico del asunto o los intereses en juego, aunque en algunos casos esto no será posible. En todo caso, se establecen plazos de pago.

Con respeto al código deontológico.

El ejercicio de la abogacía tiene como límites los que impone la ley y las normas profesionales que la rigen. En relación al cliente, el abogado asume el compromiso de defender sus pretensiones con libertad e independencia, sin que ningún vínculo con la parte contraria o la administración de justicia puedan limitarla. El cliente tiene derecho a estar informado de cómo transcurre el asunto y a tener acceso a las resoluciones más importantes que dimanan de su procedimiento judicial, en este sentido hablamos de transparencia. Uno de los aspectos más importantes es el secreto profesional, el cual no sólo implica mantener la confidencialidad y privacidad de la documentación, datos o informaciones recibidas del cliente, sino que también amparan al abogado a no revelar a terceros (incluyendo la propia administración de justicia), la información recibida por su cliente a resultas de su ejercicio profesional.

Prefiriendo la prudencia al riesgo.

El cliente debe marcar de acuerdo con su personalidad y circunstancias cuáles son sus pretensiones, el grado de riesgo asumible o bien como quiere que transcurran las relaciones y negociaciones con la adversa. Todo con el consejo y asesoramiento de su letrado que, en mi caso, prefiere la prudencia al riesgo.

Cierre del asunto y seguimiento.

Todos los asuntos, más tarde o más temprano se cierran. En este momento se devuelve al cliente la documentación original que haya podido entregar y se comprueba que dispone copia de las resoluciones más importantes de su procedimiento. Sin embargo, si es necesario, se continuará manteniendo un seguimiento adecuado del caso y, a voluntad del cliente, se puede mantener el vínculo nacido entre abogado y cliente.

Este blog utiliza las cookies que vienen predeterminadas en Wordpress, de las cuales no se hace ningún uso que no sea de medición de audiencia. Aún así, en cumplimiento de la ley se hace este aviso, si continúa navegando está consintiendo las mencionadas cookies. CERRAR