Marc Trayter i Vilagran, Abogado por vocación desde 2003 Girona 619 475 337 marc@advocatgirona.cat
Parejas De Hecho Y Su Voluntad

Parejas de hecho y su voluntad.

La realidad social actual nos enseña que son múltiples las formas de familia posibles y que la convivencia en pareja fuera del matrimonio se concibe de modo natural, sin los prejuicios que existían años atrás.
Parece pacífica la afirmación de que mayoritariamente los miembros de una pareja de hecho no se preocupan de los efectos jurídicos que su convivencia conlleva o puede conllevar. Sin embargo, la constante equiparación en diferentes supuestos entre matrimonio y pareja de hecho (derecho a no declarar en contra del marido o conviviente en un juicio, posibilidad de subrogarse en un contrato de alquiler… ) hacen plantear los efectos legales que socialmente hay que reconocer a la convivencia more uxorio.

A nivel estatal no existe una ley de parejas de hecho, de manera que para el caso de ruptura o fin de la convivencia no se produciría ningún efecto. En cambio, son diferentes comunidades autónomas las que sí han legislado sobre parejas de hecho y, en concreto, en el libro II del Código Civil de Cataluña (CCC) se regula la convivencia estable de pareja. De acuerdo con el actual art. 234-1 del CCC, existen tres supuestos de constitución legal de una pareja de hecho:

1. – Convivencia análoga a la matrimonial durante más de dos años ininterrumpidos.
2. – Convivencia análoga a la matrimonial con descendencia común, sin ningún requisito temporal.
3. – Si se formaliza la relación en escritura pública.

Si bien la pareja que acude al notario muestra su voluntad expresa de constituirse como pareja de hecho, lo cierto es que los supuestos de mera convivencia análoga a la marital se producen los mismos efectos legales sin que la pareja se haya manifestado sobre si estos efectos son deseados o no. A diferencia del legislador catalán, el legislador estatal ha entendido que si una pareja opta por no contraer matrimonio, ésta está optando por dejar al margen del derecho su convivencia .
Ante esta contradicción entre un planteamiento y otro, uno que no concede efectos jurídicos a una convivencia que nunca ha expresado cuál es su voluntad , y el otro que concede efectos legales a la mera convivencia análoga a la marital, principalmente, para proteger el conviviente más vulnerable en el caso de ruptura corrigiendo los desequilibrios económicos que la convivencia hubiera podido producir acercando la extinción de una pareja de hecho a un divorcio, se ha pronunciado el Tribunal Constitucional en su última sentencia de 23 de abril de 2013.

Esta sentencia, en realidad, resuelve un recurso de inconstitucionalidad interpuesto contra la Ley Foral 6 /2000, de 3 de julio, para la igualdad jurídica de las parejas estables de la Comunidad de Navarra. El Tribunal Constitucional se ha posicionado a favor de un sistema en que prima la voluntad de someterse a una norma más que en la necesidad de que el ordenamiento jurídico proteja al conviviente desfavorecido, anulando el art. 2.3 de la referida ley foral que disponía la existencia de una pareja de hecho siempre que ‘ Hayan convivido un período ininterrumpido de un año, salvo que tuvieran descendencia común, en cuyo caso bastará la mera convivencia’ .
En concreto, la sentencia expone: » supondría una ‘contradictio in terminis’ convertir en ‘unión de derecho’ una relación estable puramente fáctica integrada por dos personas que han excluido voluntariamente acogerse a la institución matrimonial, con su correspondiente contenido de derechos y obligaciones « ( … ) «en consecuencia, hemos de concluir que la regulación discutida responde básicamente a un modelo imperativo bien alejado del régimen dispositivo que resultaría acorde con las características de las uniones de hecho y las exigencias del libre desarrollo de la personalidad recogidos en el art. 10.1 CE «.

El Trinual Constitucional considera contrario a la autonomía de la voluntad el art. 2.3 de la Ley Foral 6/2000, declarándolo inconstitucional. Esta circunstancia no tiene efectos directos sobre la normativa catalana ya que no ha sido impugnada ni era objeto de recurso pero nadie puede obviar que el redactado del art. 234-1 del CCC es coincidente con un precepto declarado inconstitucional, por lo que en breve podremos comprobar la afectación que esta sentencia tendrá también en Catalunya.

Fotografia de Bertknot via Flickr (CC BY-SA 2.0)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies