Marc Trayter i Vilagran, Abogado por vocación desde 2003 Girona 619 475 337 marc@advocatgirona.cat
Fotografia De Katie Sayer Via Flickr (CC By-sa 2.0)
Fotografia de Katie Sayer via flickr (CC by-sa 2.0)

¿Facebook causa divorcios?

Hay muchos estudios, algunos de más de 5 años, que afirman que la red social ha provocado un aumento de divorcios. Recientemente la Universidad de Boston ha publicado un estudio según el cual en las regiones estudiadas, cuando más alto es el grado de popularidad de Facebook más alta es la tasa de divorcios. También confirmaron que los matrimonios que no se conectan a Facebook son más ‘felices’.

No sé si la causa del divorcio es Facebook o quizás que quien utiliza Facebook pierde el dominio y control de lo que publica y esto puede conllevar que, en relaciones que no funcionan, Facebook permite ‘descubrir’ situaciones o hechos que encadenan divorcios.

Lo que es seguro es que entre Google y Facebook se obtiene una fuente de información inagotable que a menudo termina en los juzgados. Así pues, cuando ya se está en un proceso de divorcio, todo el mundo tiene interés en simular una situación económica precaria o en todo caso a no dar ni una sola pista al ex o a la ex, algo que la red puede frustrar. Google nos permite saber si una persona es administrador de alguna sociedad, nos sintetiza las veces que haya podido aparecer en diarios, si participa en actos populares como carreras deportivas, listas electorales … Si publica en Facebook puede dar signos de capacidad económica como restaurantes, viajes, coches …

Un fenómeno aparte es el del Whatsapp. Ya es habitual que en los juzgados de instrucción o en los juzgados especializados en violencia de género, el tribunal a petición de una de las partes deje copia testimoniada en las actuaciones de las conversaciones que la pareja o ex pareja ha mantenido. Suelen ser conversaciones transcritas en el marco de una auténtica crisis de pareja donde la comunicación verbal ha dado paso a una comunicación escrita que permite ser valorada jurídicamente a posteriori.

Ya es relativamente habitual poner una denuncia móvil en mano, mostrar el móvil al abogado para valorar si aportar los WhatsApps o hacer buscas por Google y Facebook sobre el/la ex para obtener información. Todo lo que se mueve por la red se puede imprimir y es susceptible de recibir usos no previstos.

La mayor parte de las veces no se obtiene información o es intrascendente pero cuando ésta es útil, podríamos decir que la red ha alterado las reglas del juego. Si publicas a menudo por Facebook no sufras, dudo mucho que nada de lo que publiques acabe en un juzgado. De todas formas, me imagino que no tienes ninguna duda de que si a alguien le puede interesar saber de ti utilizará la red y que si aparece algo que le interese utilizará la impresora. Estos son los tiempos que nos ha tocado vivir, Internet «ni contigo ni sin ti».

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies